Calibrá tu monitor para fotografía

Si hay algo molesto y frustrante en fotografía es haber trabajado una imagen por horas, a veces hasta días, y cuando la vemos en otra pantalla que no es la nuestra, esa misma imagen se ve completamente diferente. Los colores, luces y sombras que habíamos trabajado minuciosamente y con mucho cariño, ahora son cualquier otra cosa 💩! 

Por esto quiero contarte cómo calibrar tu monitor sin gastar un solo peso, para que, al menos tu lado la imagen se muestre con los colores correctos. No soy un experto en el tema, esto es simplemente lo que a mí me resultó.

Es importante tener en cuenta que, aunque nuestro monitor esté calibrado, esto no quiere decir que ahora todos van a ver nuestras imágenes tal cual la vemos nosotros. Para que esto pase, la persona del otro lado viendo nuestra foto debería tener el monitor calibrado también, y es muy probable que no lo tenga.

De hecho, la mayoría de los celulares vienen con algún tinte de color o variaciones en contraste y saturación. Calibrando nuestro monitor no solucionamos todos los problemas, pero por lo menos nos quedamos tranquilos que desde nuestro lado los colores son mostrados de manera correcta.

Existen 2 maneras de calibrar nuestras pantallas:

1) La primera es CON CALIBRADOR, un aparatito que se apoya en la pantalla y a través de un programa genera un perfil de color con los cambios que nuestro monitor necesita. Esta es la manera más seria, correcta y profesional de hacerlo.

Pero, a menos que vayamos a imprimir muchas imágenes, o vender nuestras fotos impresas, no sé si tiene mucho sentido invertir en un calibrador. Como dijimos, lo más probable es que los demás vean tus fotos en pantallas no calibradas.

2) La segunda manera es la peor forma de calibrar nuestro monitor, muy poco profesional, de bajo presupuesto.. y la que vamos a aprender en este artículo! SIN CALIBRADOR.

Vamos a crear este mismo perfil de color A OJO, con la ayuda de 2 gráficas y un programa. No vamos a usar el calibrador de Windows, que es un desastre.

Programa descargable: Quick Gamma
Gráfica 1 web: Photofriday
Grafica 2 descargable: PTGamma

Paso 1:

Con la gráfica de Photofriday en pantalla subimos al 100% el contraste en nuestra pantalla (esto podés hacerlo desde la configuración de tu monitor, o los ajustes de la tarjeta gráfica que tengas. Esto depende de cada dispositivo, revisá los ajustes del tuyo.).

Paso 2:

Visualizamos el círculo negro y empezamos a ajustar el BRILLO hasta que apenas podamos distinguir la transición entre cada tono de negro. Es decir, debemos notar apenas una diferencia entre cada tono de negro.

Listo, con esto acabamos de calibrar el BRILLO en nuestro monitor.

Paso 3:

Ahora miramos el círculo blanco, y comenzamos a bajar el contraste que habíamos subido al 100%. Lo bajamos de manera suave hasta que apenas podamos visualizar la transición de tonalidades en el círculo blanco.

Ahora si, terminamos con brillo y contraste, pasemos a COLOR.

Paso 4:

Cambiamos de visualizador por el de PTGamma y abrimos el programa QuickGamma. 

Una vez abierto, presionamo el primer botón superior de GAMMA. Bien, ahora debemos ajustar cada color en QuickGamma de forma individual hasta que veamos que el mismo color se fusiona en uno solo en la gráfica de PTGamma.

Para que veamos mejor la fusión entre el mismo color, lo mejor es alejarse del monitor (aprox 1mt) y/o entrecerrar los ojos. De esta manera se nos va a hacer mucho más simple visualizar la gráfica de PTGamma y la fusión del color que estemos ajustando.

Entonces, empecemos con el rojo, debemos ajustar con el signo + y – en QuickGamma hasta que en la gráfica de PTGamma veamos que el color rojo puro de la derecha se fusiona con el rojo que tiene líneas, justo al lado.

Repetimos esto con el verde y el azul.

Conclusión

Y listo! Ahora si, ya tenemos nuestro monitor perfectamente calibrado, o casi, ya que la mejor manera sería hacerlo con un calibrador.

A mi este método me funcionó la primera vez y desde ahí nunca dejé de usarlo. Sinceramente, a veces reniego con las diferencias de colores, brillos y contrastes y me gustaría invertir en un calibrador para quedarme más tranquilo. Quizás en un futuro, todavía no lo tengo decidido, no quiero que termine guardado en un cajón juntando polvo como muchas otras cosas que compré en fotografía y nunca más usé 😅.

Te gustó el post? Dejá tu comentario!